Descubre tu PROPIA creatividad!!

Page copy protected against web site content infringement by Copyscape

lunes, 13 de diciembre de 2010

Demanda por pérdida de placer

La presente nota, aparecida en el periódico Rue Frontenac, del 2 de diciembre, me lleva a preguntarme una vez más sobre las diferencias que tenemos con los quebequenses en lo que hace a las formas de tratar, entre otras cuestiones, las cuestiones sexuales.

Los argentinos suelen bromear en doble sentido con las cuestiones de sexo aunque son muy pudorosos a la hora de ir a la farmacia a comprar objetos como tampones, preservativos... e inclusive pomadas que se utilicen con diversos objetivos en la zona genital.  Por eso nos encontramos un poco descolocados cuando vemos que, por un lado, los quebequenses no se ríen con los malos entendidos de tipo sexual, al tiempo que hablan de esos temas a viva voz.  Para hacer la prueba, pueden preguntar en voz baja a una empleada de la farmacia donde encontrar las pomadas para hemorroides y escucharla contestar con toda naturalidad y a los gritos,  "La crema para hemorroides?!  Si, como no, en la primera estantería a la derecha!".  
Como son discretos y no se meten en las conversaciones de los demás, nadie dará vuelta la cabeza para mirar quien es el o la que sufren de hemorroides, pero de todos modos, ustedes se sentirán fatal! Al menos, hasta que se acostumbren.

También podemos preguntarnos sobre la importancia que se le da al derecho individual.  Para nuestros parámetros, la nota que traduzco a continuación, nos deja absolutamente perplejos.


Diario "Rue Frontenac" Jueves 2 Diciembre 2010

Causa ganada por pérdida de placer

Un juez ordena un reembolso por el mal funcionamiento de un vibrador

Un sex-shop de Sherbrooke deber­á reembolsar la totalidad del precio de compra de un vibrador a una consumidora insatisfecha por el aparato que no funciona más que intermitentemente. Intercedió en el tema un juez de pequeñas causas.
Charles Poulin

La dama había decidido hacerse un regalito de Navidad el 21 de Diciembre de 2009 yendo hasta "Pasión Acción" para conseguirse un "Rabbit Vibe Waterproof" que había pagado 118.50 dólares.

Presiones repetidas
Pero al momento de testear la cosa en su casa, ella se da cuenta que el Rabbit Vibe funciona solo intermitentemente."El aparato funciona poco tiempo, se apaga y ella debe volver a poner en marcha el aparato ejerciendo presiones repetidas sobre el interruptor de contacto el que funciona incorrectamente o quizás nada", explica el juez Alain Désy.
La cliente regresa entonces a "Pasión Acción" después de su primer uso para hacerse reembolsar su dinero. El comerciante rehusa y no quiere tampoco cambiarle el vibrador por otro que funcione correctamente.
La consumidora decide de todas maneras recuperar su dinero y se dirige a la corte de pequeñas causas. Solicita que la compra sea anulada y que le den a cambio un reembolso. Le ofrece al comerciante devolverle "el aparato vibrador manual que estará en el mismo estado en el que estaba en momentos de la compra y en su mismo embalaje".
Aún informado sobre la causa, "Pasión Acción" no fue a defenderse dante el tribunal. La empresa no redactó tampoco ninguna respuesta escrita.

Uso normal
"La demandante declara que el aparato no puede ser utilizado convenientemente ni darle un uso normal lo que no fue contradicho en la prueba observada" afirma el juez Désy. El magistrado recuerda que la ley de protección al consumidor indica que "Un bien que es objeto de un contrato debe ser tal que pueda servir a un uso normal durante una durabilidad razonable con respecto a su precio, a las disposiciones del contrato y a las condiciones de utilización del bien".

El juez ordena entonces a "Pasión Acción" reembolsar los 118.50 dólares que ha costado el "Rabbit Vibe", 69 dólares por las tasas jurídicas y 9.83 dólares por las tasas postales. La cliente no obtiene de todos modos el reembolso de gastos en fotocopias y de desplazamientos que reclamaba.


Foto de Martin Bouffard: Según la demandante el vibrador funcionaba solo intermitentemente aún presionando repetidamente el interruptor de contacto.



No hay comentarios: