Descubre tu PROPIA creatividad!!

Page copy protected against web site content infringement by Copyscape

miércoles, 5 de noviembre de 2008

Mejor hablar de esto que de porquerías

En el curso de español de la universidad, donde hice mi taller de títeres y teatro espontáneo en octubre hubo una clase dedicada a explicar sobre “piropos”. Es increíble lo difícil que puede ser tratar de explicar una palabra cuando el concepto no es algo propio de la cultura del alumno… Fue bastante complicado para las profesoras buscar el material de “piropos” tratando de que fueran “dichos” posibles de repetir en una clase. (los porteños deben ser –junto con los italianos- los personajes más guarangos al “agasajar” la belleza de una señora o señorita que pasa caminando por la calle).

Para nadie va a ser una sorpresa que nos causa mucha gracia –pronunciación defectuosa mediante- escuchar a alguien que no habla español reproducir el lenguaje vulgar de nuestro país o ciudad. Todavía recuerdo los primeros meses desde mi llegada mientras hacía un curso sobre el arte y la Cultura de Québec y le dije al propietario del departamento que alquilaba: “Attache ta tuque avec de la broche et pis fais deux tours”, frase que quiere decir algo así como “agarrate el sombrero con alambre y dale dos vueltas”. Esta frase “muy quebequense”, una versión de nuestra”Agarrate Catalina que vamos a galopar” quiere decir que te prepares, que va a venir un viento tan fuerte que te va a volar el gorro. (Adminículo infaltable en el invierno de Québec). Las carcajadas de Alain!!!. Escuchar una frase popular de Québec dicha con mi acento le debe haber resultado tan gracioso como nos pasó a nosotros en Buenos aires, con el carnicero chino que atendía un mercadito de Almagro: cuando le preguntamos si la carne que vendía estaba tierna nos respondió: “chiche bombón! aaaaaa manteca”. (“una manteca”, para nosotros quiere decir que parece manteca de tan tierna…y chiche bombón es como que tenés todo, los juguetes y los caramelos, completo, el sueño del pibe).

Los adolescentes nos cuentan esta escena común en el colegio secundario, por ejemplo:

“Guillaume, andá y decile a Julio el colombiano… decile… (pero escuchá bien la pronunciación eh?), decile que… “. Y ahí viene alguna frase que alude a la supuesta condición homosexual del compañero colombiano (o chileno, guatemalteco, mexicano, salvadoreño… o del país latino que venga). En otras frases en español que le enseñan a Guillaume abundan las palabras que se refieren al sexo ya sea para “mentar a la madre” como dicen los españoles, poner en duda la reputación de una hermana, enviar al susodicho a la… de las integrantes femeninas de la familia (madre, hermana, abuela, tía...)

Estos “pícaros” adolescentes intentan instalar en Julio la duda de quien habrá sido el generador del mensaje (para lo cual habrá que haberle hecho repetir a Guillaume frases en español que no sean muy transparentes respecto al latino país de procedencia del bromista).

La anécdota termina en general con una especie de clase de cultura latinoamericana para un desconcertado Guillaume con el objeto de explicarle que no hay en la broma ningún prejuicio hacia la homosexualidad sino que la persistencia de la alusión a la condición de homosexual es una especie de insulto aunque el insultante no tenga nada en contra de la homosexualidad. “A ver… Guillaume, cómo te explico?? Nada que ver, no es que haya nada en contra… es que... quedó en el lenguaje. Y por eso le causa gracia a Julio también. Entendés, no? No? Bueno, no entendés. La próxima te explico de vuelta, no es fácil, no... No… Tampoco es que tengamos ningún problema con la apertura sexual de las mujeres, no… bueno, al menos no la mayoría pero… en fin… Otro día seguimos, si?. Sí.”

Tan complicado como que intenten explicarnos por qué les causa gracia eso que hace reír en cada cultura.

Una prueba de humor quebequense y para que vean que la musicalidad de la lengua y el manejo corporal no son taaaaaaan diferentes como podríamos creer…

1 comentario:

Virginia Guerstein dijo...

Me morí de risa leyendo el post, y ya me estoy bajando más videos de este monologuista. Para practicar francés quebequense viene bárbaro!