Descubre tu PROPIA creatividad!!

Page copy protected against web site content infringement by Copyscape

jueves, 26 de agosto de 2010

Psicodrama: una psicoterapia especialmente en grupo

El psicodrama es un recurso psicoterapéutico* que facilita la representación (dramatización, puesta en acción) por parte del paciente de hechos de su pasado, o de sucesos futuros, reales o imaginarios, externos o internos.  Esta puesta en acción permite experimentar esos hechos como si estuviesen sucediendo en el presente.  De esta forma es posible detectar situaciones complejas que el relato solo no permite detectar así como  ensayar distintas respuestas.




Al ser un abordaje que hace intervenir al cuerpo en sus expresiones (gestos, movimientos, vivencia del espacio y las distancias con los otros), el psicodrama, puede ofrecernos una visión más amplia y más rápida que la que nos ofrecen las psicoterapias puramente verbales.  Es difícil muchas veces superar nuestras propias excusas, cambiar esos discursos repetitivos en los que caemos sin darnos cuenta.  Sin embargo, frente a una imagen, o jugando una situación no podemos menos que enfrentar lo que necesitamos cambiar.   La acción demanda una toma de posición, una reacción que hay que tomar.  Y no dramatizamos –como decía Lemoine- lo que queremos sino lo que podemos.  Esto quiere decir, que aquello que podemos poner en escena es el reflejo de lo que podemos hacer en la vida cotidiana.  Lo que pudimos lograr al jugar la escena, casi seguramente vamos a poder lograrlo en la vida. 

Al proponer un modo de experimentación, el psicodrama nos brinda la oportunidad de una visión tridimensional. Las escenas que jugamos tienen un impacto y una vigencia maravillosos porque salen de nosotros mismos y llegan a nosotros mismos a través de múltiples estímulos (visuales, auditivos, táctiles, kinestésicos).  La situación de juego nos ayuda a incorporar la fantasía y el humor, liberando la creatividad y desdramatizando, valga la paradoja verbal- las situaciones, haciéndolas menos trágicas, más manejables.

Decimos que se trata de una “re-creación” de los hechos cuando una situación del pasado al ser revivida en el presente aporta un conocimiento nuevo superando la experiencia original.  Se trata de una nueva “creación” donde la persona es capaz de detectar, junto con el terapeuta y gracias al apoyo del grupo, emociones de las que no era consciente en el momento de vivir la situación real, captar las alternativas disponibles que no le eran evidentes, ensayar sin riesgos otras actitudes, animarse a probar otras formas de reaccionar.



Durante el trabajo en grupo de la terapia psicodramática se utilizan distintas técnicas (inversión de roles, soliloquios, proyección en el futuro, representación de un sueño, juegos).  Estas técnicas nos ayudan a:
-Darnos cuenta de pensamientos, emociones, motivaciones profundas
-Lograr una mejor compresión del punto del punto de vista del otro, vernos desde afuera, al experimentar la imagen que proyectamos en los otros
-Descubrir competencias, capacidades nuevas y poder ensayar respuestas más saludables y creativas en nuestra vida cotidiana.

No hace falta ninguna experiencia previa en ninguna técnica teatral.  Aun las personas más introvertidas pueden participar de una terapia psicodramática grupal pues cada uno participa a su tiempo, gradualmente, involucrándose desde el nivel de protagonismo que le resulta confortable manejar.


La forma grupal en psicodrama es muy importante porque en ella se basa el aprendizaje sobre los aspectos profundos de nuestro ser, trabajando  sobre la forma en la que nos vinculamos con los otros.  En el grupo, los integrantes se “prestan” entre sí sus conocimientos y experiencias en la vida, con la pareja, la familia, con los amigos y la profesión enriqueciendo su autoconomiento y experimentando, como en un verdadero laboratorio para la vida, nuevas maneras de relacionarse.

Aquí lo explican con entrañable simplicidad esta pareja que viene dedicando años de trabajo en la formación de psicodramatistas, Yuyo Bello y Jaime Winkler, de la Escuela de Psicodrama y Sociometría de México.

 

“Además de hacerlo al esclarecimiento de conflictos emocionales, el método psicodramático también puede ser aplicado al desafío del desarrollo de las potencialidades humanas.  La dramatización permite al individuo recuperar muchas dimensiones de su experiencia personal desdeñadas por la sobreintelectualizada sociedad contemporánea: creatividad, espontaneidad, drama, humor, emotividad, vitalidad, sentido lúdico, danza ritual, movimiento corporal, contacto físico, fantasía, música, comunicación no verbal y un extenso repertorio de roles.  La civilización occidental ha relegado muchas de esas actividades a la infancia, el teatro o la mitología, y arrebatado así a nuestro espíritu sus más ricos tesoros.  Es esencial apreciar la vitalidad que sólo puede surgir del contexto del juego y cultivar y perfeccionar este último para preservar el espíritu de la niñez en la vida adulta (Blatner y Blatner, 1988).  Esas actividades también afianzan en el individuo un sentido verdaderamente pleno y relativamente flexible de su auténtico ser.  A causa de ello, la integración a nuestra existencia de los mundos vivenciales de los sentimientos, la sensación y la imaginación bien podría ser una de las metas primordiales de la pedagogía y la psicoterapia contemporáneas.
Adam Blatner, 2005:  El psicodrama en la práctica.  Editorial Pax México.






Por Psicodrama en Montréal ver:


Grupo de terapia psicodramática






* El psicodrama también se utiliza en terapia de parejas y familiar, en la educación, en el análisis organizacional y en la comunidad.


Algunos vínculos para explorar sobre psicodrama:




Moreno Institute



























sábado, 21 de agosto de 2010

El negocio del desánimo

Hoy hablaba con una joven recién llegada de Colombia, con su diploma y su experiencia laboral obtenida en su país y salió un tema muchas veces conversado con varias personas pero nunca abiertamente admitido.  La pregunta que me hago desde hace varios años volvió a formularse en mi pensamiento y me dije que, esta vez, tenía que ponerlo por escrito e investigar un poco sobre las experiencias de otras personas en este tema.

La pregunta en cuestión es:  Sirven los servicios de ayuda a los inmigrantes en Québec?  Todo el apoyo que la provincia propicia a través de los programas de recepción al inmigrante, sirven de verdad?  


Me lo pregunto porque tengo la sensación de que sigue faltando un buen análisis de qué es lo que una familia necesita.  No todos necesitan lo mismo ni tampoco tienen las mismas capacidades.  Una persona que viene como refugiada, escapándose de su país, después de vivir situaciones terribles que ponían en peligro su vida, sufriendo profundas carencias materiales, sin conocer la lengua del país que lo recibe, y a veces sin la suficiente escolaridad en su país de origen, no necesita lo mismo que un profesional que ha gerenciado -quizá tras varios años de trámites, su proceso de inmigración.  Sin embargo, los funcionarios a cargo del proceso,  pretenden hacernos encajar a todos en el mismo producto que tienen para ofrecer.  A ver, todos, a ponerse en la fila y hacer el mismo caminito:  vayan a seguir durante años los mismos cursos de francés.  Si no le alcanza para vivir, pues pida la ayuda social.  Y luego usted debe saber cómo hacer su hoja de vida.  Vaya y pase seis semanas, haciendo su curso de inserción laboral, para que le enseñen como debe buscar un anuncio de trabajo en internet.

Supongamos que alguien va y les dice:  mire, no tengo ninguna necesidad de que me asesoren para hacer mi hoja de vida, o para buscar trabajo por internet porque vengo con una experiencia laboral de diez años, dos maestrías y hablo bien ingles y frances.  Pero acabo de llegar y no sé cuales son las leyes para alquilar mi departamento.  Como se presentan los formularios para solicitar una beca de estudios?  Dónde puedo consultar por problemas familiares, todos estamos nerviosos y discutimos mucho en casa los primeros momentos, qué opciones tenemos de psicoterapia u orientación familiar?  La situación médica, como la solucionamos?  Como debo interpretar el informe de calificaciones de mis hijos, ya que es tan distinto de la manera de calificar en mi país?  Ah, estoy trabajando a medio tiempo con muy pocos ingresos aun y necesito ayuda para hacer mi equivalencia de diplomas. Ustedes dan alguna subvención para la misma?  La respuesta a esto último es si... y solo si...  usted se encuentra en la ayuda social.  Alli, le pagaran todos los gastos de traducciones y estudios de equivalencia de sus diplomas.  Pero si usted ha estado sosteniéndose con sus ahorros desde que llegó y ya no le queda nada... entonces no tendrá ninguna ayuda porque no ha ingresado por el camino que tenemos preparado para ello.

Muchas personas se quedan resentidas por este estado de cosas, terminan pensando que no hacer el caminito tal cual se lo indicaron las deja fuera de un mínimo soporte.  Pero en su momento les parecía una pérdida para si mismas y una pérdida para los impuestos pagados por los contribuyentes utilizar cosas de las que no tenían real necesidad.   


Otro ejemplo de desencuentro:  muchos estudiantes deciden controlar cuánto trabajan en el verano porque si ganan más de un minimo de dinero, luego se lo descuentan de su beca.  Es decir, que, al final, resultan penalizados por trabajar y les conviene no hacerlo porque así conservan su beca y podrán tener mas tiempo libre para estudiar.


Hay un discurso repetitivo en los funcionarios de gobierno que se dedican a la inserción de los inmigrantes, respecto que "usted no va a poder", "esto es muy difícil".  "Primero tiene que pasar todo este tiempo en este nivel porque no va a poder cumplir con las exigencias...".   Me pregunto a quién sirve ese discurso.  Para quién es negocio esta actitud de desanimar a las personas, de hacerlas sentir inútiles y dependientes? *

Me pregunto, en fin, a quién sirve todo esto.  Evidentemente, económicamente, no sirve porque me consta que exige gastar más dinero del necesario en cosas donde sobra la ayuda.  Hay una superabundancia en un sentido y una carencia de servicios en otros.  Tal vez sirva a la tan humana y pocas veces consciente actitud de demorar el progreso de otros, no sea cosa que nos vengan pisando los talones muy rápido.  O tal vez tenga que ver con que a los funcionarios se les paga para que hagan su trabajo.  Y nadie les pide que detecten los desfasajes, problemas, desafíos que su trabajo exige.  Tal vez se pretende que hagan su trabajo tal cual fue diseñado.  Y cambiar lo que no esta funcionando resulta mas caro que repetir errores?  No me queda claro.

Recuerdo que en los inicios de mi práctica como psicóloga trabajé en una clínica psiquiátrica y tras un cierto tiempo comencé a notar que todo estaba tan mal organizado que mi trabajo se superponía con el del psiquiatra.   A qué fin hacer sesiones individuales con los pacientes si el médico psiquiatra que los atendía estaba obligado a recibirlos en terapia -no solo para evaluación de la medicación, sino también en psicoterapia- una vez por semana?  Observando que el trabajo estaba desorganizado, creé un espacio de terapia grupal aplicando mi especialización en ofrecer algo útil a los pacientes y que allí no existía.  Pronto me encontré coordinando todas las prácticas grupales de la clínica: terapia de grupo, supervisando el trabajo de los laborterapeutas, músico-terapeutas, animadores de talleres, coordinación de las asambleas familiares, etc.  Si hubiera seguido superponiendo mi trabajo al del psiquiatra, ofreciendo algo que no era necesario, en seguida hubiera desaparecido el sentido de mi trabajo haciéndome perder motivación y atentando con la continuidad del mismo.

Me pregunto si estos funcionarios aplicaran una cuota de creatividad, podrían comenzar a ofrecer algo útil asegurando así su fuente de trabajo?

Salvando las distancias con la situación de la inmigración y en este lugar en especial, cualquiera que trabaje en una organización puede reconocer el esquema.  Mantener la estructura funcionando como está y poniendo vendas protectoras en las lastimaduras que produce el funcionamiento resulta la actitud más común.  Preguntarse sobre la pertinencia de las acciones que llevamos a cabo, preguntarse sobre el ajuste entre funcionamiento y objetivos podría llevarnos a replantear nuestros esquemas de funcionamiento.  Estariamos hablando de cuestionar nuestras estructuras.  Y quien se anima a eso, a ver?










* Soy consciente que esta problemática es una nimiedad comparada con las dificultades de adaptación que tienen los inmigrantes en otros países menos preparados para ese proceso.  Pero se trata de aprovechar los recursos disponibles de manera que sean útiles a las situaciones particulares y a la sociedad en su conjunto.

viernes, 20 de agosto de 2010

Grupo de terapia psicodramática en Montréal

Zona: 
cerca de la estación de metro Vendôme


Frecuencia:  
un encuentro semanal de 90 minutos de duración


Fecha y hora posibles:  
martes de 20 a 21.30 hs.


Consultar para entrevistas de admisión:


514-889-6893


Coordina:
Silvina Waisman






Psicóloga egresada de la Universidad de Buenos Aires,
miembro de la Ordre des Psychologues du Québec
Directora de Psicodrama
Ex directora de la Escuela de Psicodrama del Departamento de Docencia e Investigación del Hospital José T. Borda de Buenos Aires, miembro de la Association de psychodramatistes de Québec.

El mundo es un pañuelo

Y no sólo eso:  toda Internet, red de redes, al final puede traerte algo que tenes tan cerca de tu mano como la caja de kleenex...


Hoy recibí a través de una lista de latinos de mi ciudad la foto de una de tantas incongruencias que se nos muestran en la vida cotidiana.







La foto en cuestión pertenece al Proyecto Cartele, un sitio web que tiene ya su historia y que propone a los internautas el descubrimiento de carteles graciosos desparramados por la ciudad.

Recordando estas situaciones incongruentes del decir, del hacer y del ver, me vino a la memoria una situación vivida en la Argentina de 1988 cuando, tras una protesta pública, los agitadores que nunca faltan rompían las vidrieras de los comercios del centro de Buenos Aires facilitando los saqueos. Los noticieros mostraban cómo la gente entraba a las vidrieras de un conocido negocio de vestimenta masculina, escapando con la mercadería hacia todas direcciones.  Mientras, en la radio se siguió pasando la conocida publicidad de "Venga a Modart y llévese toooooodooooo!!!"

Se me ocurrió ponerme a buscar en internet y pasé páginas y más páginas buscando alguna referencia sobre ese momento.  A ver... uno encuentra lo que tiene dentro de la cabeza?  Lo que uno ve, lo ve en función de los propios parámetros de búsqueda que tiene?

Porque mi búsqueda de Internet me llevó finalmente a un página donde alguien sí comentaba sobre ese momento y me llevé entonces la sorpresa de ir a parar al blog Indisciplina, Diario de navegación encendida, de mi amigo Roman Mazzilli, periodista, psicólogo social, psicodramatista, director de una conocida revista de colección sobre grupos, Campo Grupal.  Román es un verdadero innovador.  El fue el que creo allá por el 94 creo el primer foro sobre psicoterapia y otras abordajes de grupos que yo recuerdo.  

Pero bueno, en fin, menos mal que encontré quien comentaba sobre la historia de Modart.  Ufff!  Da miedo estar solo en el mundo.  Pensar que alguien piensa lo mismo que se le ocurre a uno, es, cuando menos, asegurador.  Ufff! 

El mundo es un pañuelo... 

martes, 17 de agosto de 2010

La historia de las cosas

En setiembre de 2001 estuve en Guatemala, invitada por un colega que me solicitó coordinar tres talleres durante un congreso de management.  Los últimos dos días los dediqué a pasear y como mis tiempos no coordinaban con los de ninguna excursión organizada, contraté un guía que me llevó con su 4x4 a visitar el volcán Atitlan y el mercado de Chichicastenango.
Todavía hoy, tras casi una década, y acompañándome desde mi traslado de Argentina a Canadá sigo adornando algunos muebles y muros con tapices que compré esa mañana.  Cada vez que los miro recuerdo la cara de desaprobación del guía:  "Señora, usted no entiende...  No comprende que ellos esperan que usted le baje el precio? Usted DEBE ofrecerle menos!".  Pero...cómo podía ofrecer menos por un bordado a mano que  debe haber llevado no menos de una semana de trabajo a tiempo completo?  Menos de 20 dólares???
Finalmente, los únicos "regateos" fueron los que hizo el guía, que con un gesto me hizo callar y frenó mi mano lista para sacar el dinero del bolso.   "Usted no entiende que en el precio ya está calculado el dinero que usted le va a bajar?!"  Y con otro gesto de desconcierto, se hizo cargo de varias de mis compras.
Nueve años después, recorriendo estanterías de un conocido negocio de decoración en Montréal, vuelvo a preguntarme cuánto habrá pagado el comercio por ese almohadón bordado que ellos venden a 15 dólares.  Cuánto habrá recibido la persona que lo bordó?

El video que quiero compartir hoy fue conducido por Annie Leonard y doblado al español por la Fundación Puntos de Encuentro - Nicaragua.

"Desde su extracción hasta su venta, uso y disposición, todas las cosas que hay en nuestras vidas afectan a las comunidades, y sin embargo la mayoría de todo esto se oculta. La Historia de las Cosas es un DVD entretenido, dinámico y cargado de datos, que describe en 20 minutos el lado oculto de nuestros patrones de producción y consumo. La Historia de las Cosas expone las conexiones entre una gran cantidad de problemas ambientales y sociales, y hace un llamado a que nos unamos para crear un mundo más sustentable y justo. Les enseñará mucho, les divertirá y puede que cambie para siempre la visión que tienen sobre las cosas."

viernes, 13 de agosto de 2010

Volver? A dónde?

Cuánto más recorro este camino de psicóloga emigrante, migrante, inmigrante... cuánto más trabajo con los pacientes en todas estas incertidumbres propias de lo humano, más me convenzo de que siempre está presente una fantasía de volver.




Volver para encontrarme de nuevo con...

Volver para que me vean, para que me digan cómo me ven...

Volver para ver cómo está X...

Volver y mostrarle a Fulano y Zutana todo lo que pude lograr ...

Volver para ver cómo me siento ahí.

Volver para saber si me recuerdan...

Volver para no terminar de quedarme.


Hay un fragmento de una poesía de Neruda que dice:

"Nosotros, los de entonces, ya no somos los mismos".

Y si no somos los mismos, cuando volvemos, a dónde volvemos?