Descubre tu PROPIA creatividad!!

Page copy protected against web site content infringement by Copyscape

sábado, 27 de diciembre de 2008

Formas que toman las malas noticias

Según el pie de la foto publicada en el periódico Le journal de Montreal el político más joven de Québec por el ADQ (Action Democratique du Québec), Simon-Pierre Diamond







fue derrotado en su jurisdicción de Marguerite d'Youville en las recientes elecciones de Québec del 8 de diciembre pasado.


Con 22 años de edad, parece haber tenido una carrera meteórica.




Luego de la derrota, se lo ve en la foto acompañado de su esposa Catherine Goyer, activista del mismo partido, organizadora de campañas políticas y fundadora de una asociación estudiantil en la Universidad de Montreal donde estudia una maestría en gestión.


Si comparamos la foto en la que se los ve juntos, con las dos fotos individuales, del año anterior, esta joven pareja parece que "envejeció" unos años en función de sus expresiones faciales y su postura corporal. No parece consolarle de su derrota electoral la indemnización de 27.000 dólares que recibirá por la derrota (¿??) según lo indica el periódico Le Journal de Montreal del 17 de diciembre, donde  da cuenta de este sistema de "indemnizaciones" a los políticos que renuncien o pierdan una elección, indemnización que no se publica abiertamente de modo que los contribuyentes tienen que calcularla para saber qué es lo que se paga con su dinero.


La foto fue tomada como ejemplo para el juego propuesto en el anterior post, Pequeño ejercicio de lectura corporal.

Yendo entonces a lo que la foto nos muestra y lo que los lectores participantes han sabido ver (según los comentarios que se encuentran en el post citado):

Todos coincidieron en que  acababan de recibir una mala noticia, mencionaron que sus rostros expresaban dolor y  pérdida (Así al menos lo vieron Haniani y Ale).  Eriel13 de Kroonos agregó que a la expresión se suma la sensación de impotencia que transmiten las manos en los bolsillos.  Tanto Batterflai como Laotra como Eriel13 han creído ver en la mujer una madre penando por su hijo en dificultades.  Que interesante, no?   En una mujer muy joven, sumamente comprometida con su actividad y sin hijos... qué grado de pasión e implicación habrá en el éxito de su trabajo para que ustedes crean ver allí una madre sufriente?  Eriel13 da rienda suelta a su imaginación y allí aparece una historia inventada donde, sin proponérselo coincide con MCB cuando piensa que en esa pareja hay distancia.  En el caso de MCB, le parece que salieran de divorciarse.  Para Eriel13, en su escena inventada, el hombre de la pareja no ha sabido comportarse y ella a pesar de todo le acompaña, decepcionada.  Creo que esta imagen de distancia que ustedes ven está basada en que ambos van lado a lado pero no se sostienen el uno al otro, lo cual daría la imagen de gente que se está apoyando mutuamente.  No se tocan con la mano ni con el brazo y tampoco se miran, así que es correcta la sensación que ustedes tienen respecto de distancia en la pareja.  (al menos, en ese preciso momento que la cámara reflejó).


Páramo nota que hay una mayor aceptación de la situación en la expresión que él muestra, mientras que en la expresión de ella, se observa un grado de angustia mayor.
Anónimo tiene una opinión coincidente con la de Páramo y agrega además que se los ve alejados.
Graze coincide en que la aceptación de él es mayor, ella parece más afectada, y vuelve a coincidir con la sensación de impotencia.

En resumen entonces: posición de los hombros (caídos) y expresión facial de dolor, decepción.  
Las manos en los bolsillos subrayan la idea de "impotencia".
Las diferencias en el gesto de ambos.  Y la distancia corporal que indica que tal vez estuvieran distanciados como pareja.

Vamos a subrayar algo importante:  los elementos que tomamos al proceder a la lectura corporal deben tener en cuenta el contexto y ser coincidentes.
Por ejemplo: tenemos tres elementos que nos indican dolor, angustia, decepción, sensación depresiva, impotencia.  Esos elementos son las expresiones faciales, los hombros caídos, la frente baja y las manos en los bolsillos.
No podríamos inferir con pretensión de probabilidad la distancia en la pareja.  Podemos solo decir que  esta foto en particular, ese momento en particular, muestra esa distancia, pero tenemos un solo elemento para inferirlo.  Probablemente en movimiento, o con otras fotos de ambos, podríamos tener más datos.  De todos modos es significativo que varias personas lean eso (aunque tambien, leyendo unos los comentarios de otros, pueden influirse mutuamente).
 
Cuando digo que los elementos que tomamos deben ser vistos en el contexto es porque el mismo puede influir para que creamos ver algo que no existe, por eso debemos ser cautos.  Un ejemplo es cuando una persona cruza los brazos sobre el pecho.  Se podría pensar que la persona se ubica en actitud cerrada, protegiendose y creando una barrera entre ella y el mundo.  Si estuviera haciendo frío, sin embargo, ese gesto debería leerse distinto.  No significa que esa persona no se esté cerrando, simplemente tendríamos que tener otros datos que nos muestren esa cerrazón.
Los gestos pueden ser muy diferentes de una cultura a otra.  Inclusive, dentro de un mismo país, si hablamos de Buenos Aires, no podemos esperar lo mismo del comportamiento corporal de personas que viven en otras provincias de Argentina.

Hablando de las diferencias en los gestos de personas de diferentes culturas, les cuento brevemente una experiencia de hace algunos años, mientras coordinaba un taller en México.   Mientras empleaba las consignas para poner en acción distintas juegos de integración grupal me decía a mí misma que me daría unos minutos más para ver como funcionaban pues me parecía que los participantes no se estaban conectando con el juego.  Sentía que tenía que cambiar de propuesta, me parecía que no les estaba gustando.  Lo que yo leía en sus rostros era cierta apatía si la comparaba con el referente de mi experiencia en otros lugares.  Puse en acción otras propuestas pero todo el tiempo tenía la sensación de que no les estaba gustando.  Imagínense entonces mi sorpresa cuando al finalizar la actividad me vinieron a saludar de manera especial un gran número de participantes, agradeciéndome una y otra vez y valorando con gran entusiasmo y calidez la experiencia que habían compartido.  Esta manera de reaccionar y de expresar expresar verbalmente cara a cara cuando estaban corporalmente cerca mío, en relación "persona-a-persona" era complemente diferente a lo que expresaban gestualmente en el gran grupo.  Y especialmente diferente a mis "parámetros" hasta ese momento.

Por eso, estemos atentos como inmigrantes:  no hay que perder contacto con quien uno es pero cuando se trata de la distancia corporal, es prudente observar un poco antes.  El famoso "donde fueres haz lo que vieres" hay que tenerlo en cuenta a la hora de saludar a alguien que aún no conocemos, a la hora de pararse en una lista de espera o de sentarse más cerca o más lejos de otro que ya está sentado.  La disciplina que estudia las "distancias corporales" y sus diferencias según los momentos y las situaciones, y sobre todo, en la diferencia cultural, se llama "Proxémica".  Pero es tema para otro post.

Les agradezco a los participantes y les pido que me escriban al mail que figura en el perfil de este blog y me envién su dirección de correo electrónico para hacerles llegar el material sobre lectura corporal.  Antes de fin de año, si me envían la dirección a tiempo, estará en sus correos.

Que tengan un excelente fin de semana!









3 comentarios:

hanniani dijo...

Interesantisimo el ejercicio!!!

Yo creo que nunca he sido muy observadora en general, y menos de la proxemica en particular...Pero, ahora tratare de prestarle mas atencion a esos detalles...

Como inmigrante, he tenido suerte de topar con gente que mas bien se ha sentido atraida a nuestra manera calida de saludarnos y acercarnos, pero se que no todos van a ser asi, y de hecho sabemos que tendremos que lidiar con las diferencias y sobre todo respetarlas...

Gracias!!!

Aprovecho para desearte que estes pasando muy Felices Fiestas y que el 2009 te llegue, lo mismo que a todos tus seres amados, lleno de alegrias, salud, amor y prosperidad...

Un abrazo!!!

Psicóloga argentina dijo...

Hannia, además están siempre las diferencias individuales: aquí he visto personas "locales" con mucha distancia corporal pero gestos y movimientos muy afectuosos y simpáticos y también gente mucho más "toquera" que personas de origen latino.
Igualmente, uno tiene que tratar de hacer aquello que le resulta natural y no forzar lo que no resulta natural al otro. De todos modos, hay un segundo de perplejidad cuando no sabes cómo es la persona. Saludarla con un beso como solemos hacer puede ser una invasión. De todos modos, a mi me desagrada la forma en que dan aquí la mano (muy floja, sin presión) y de ese modo, preferiría una inclinación de cabeza y una gran sonrisa... en fin, hay que elegir.

que disfrutes las fiestas y nos seguimos "viendo"!!!

Paramo dijo...

No es de extrañar que a la mujer se la diese rango de madre, ya que las mujeres sin hijos, según he visto por la calle, y en edad de serlo, suelen ejercer de "madre" de todo aquello que pilla, un ejemplo claro suele ser la tipica mujer ya pasando el periodo de tener hijos, incluso ya pasado, que se hace con un perro pequeño y lo trata como si fuese un hijo, vistiendolo, dandole comida especial, y hablandole todo el rato y lugar.

Así una mujer vive la politica, y cualquier cosa que pille, de una forma un tanto exagerada, respecto al hombre, que lo vemos como algo más y no el todo.